27 de mayo de 2015

Resaca post electoral

Me he esperado un par de días a escribir esta entrada porque estaba demasiado emocionada con los resultados electorales. Estaba inmersa en lo que se llama resaca post electoral.

Hola Mónica
Sí, yo soy de las que ha celebrado (y sigo celebrando) el batacazo del PP... Soy de la provincia de Valencia, igual así entendéis mejor mis sentimientos.

A lo mejor pensáis que soy poco tolerante con "las gaviotas", pero cuando estás hasta las narices de que durante 20 años (que se dice pronto) te estén robando en tus narices y encima se rían en tu cara, pues el nivel de tolerancia se baja hasta el mínimo.

Adiós Rita
Siempre he pensado que la mayoría de la población es de izquierdas (por englobarlo en un grupo y hacer la explicación más fácil) pero que están (o estaban) más dispersos (tienen más opciones a las que votar) y más desencantados. No así la derecha, que tienen un solo partido al que votar, al menos hasta ahora.

A mi personalmente, me gusta que haya muchas opciones, porque eso significa que los partidos se tienen que poner de acuerdo, están obligados a entenderse. Y es que la población no se clasifica solo en blanco y negro. Un individuo puede tener una definición básica, pero cabe la posibilidad que le guste una idea de los de enfrente. Nada en esta vida es todo blanco o todo negro.

Me hace mucha gracia, además, la forma que tienen los partidos políticos de "leer" los resultados electorales. Todos ganan. Siempre. Aunque pierdan 2 millones de votos, siempre ganan. Es alucinante.

Estos días atrás, una de las cosas que he oído decir a los del PP, es que son el partido preferido de los españoles. Hombre, preferido, preferido... Pues no... Si de 100 personas te votan 25, hay 75 que no están de acuerdo contigo. Para mi, eso no es ser "el partido preferido". Pero claro, todo depende de las gafas con que veas los resultados.

En fin, yo estoy muy muy muy contenta porque en mi ciudad, no es que hayan perdido la mayoría absoluta, es que han quedado los segundos, y además, en la provincia y en la Generalitat, han perdido tantos votos, que aunque han ganado, han perdido, porque ni haciendo pactos pueden gobernar.

Por aquí se huele el cambio... Y eso ¡me encanta!

Os dejo el enlace a un artículo de El País, que tiene un mapa de colorines muy bonito, donde explica muy bien como se ha repartido el pastel. Espero que para las generales el azul se difumine un poco más...