1 de junio de 2015

Mear fuera de tiesto

En este país somos muy dados a mear fuera de tiesto. La última gorda que se ha montado es por la pitada al himno nacional en la final de la copa del rey el pasado sábado.

Vaya por delante que yo personalmente no lo haría (lo de pitar al himno, digo) porque a mi ni me molesta ni me deja de molestar, pero poner el grito en el cielo (algunos periodistas y partidos políticos) porque algunas miles de personas si lo han hecho, pues en fin, es un pelín exagerado.

¿Tan grave es pitar al himno nacional?
¿Donde queda la libertad de expresión de criticar lo que no me gusta? ¿Quién pone la línea de lo que es "falta de respeto" y "libertad de expresión"? ¿Por qué en algunas ocasiones nos molesta que piten y otras estamos de acuerdo? ¿Es necesario que el comité anti-violencia se tenga que reunir para imponer sanciones y castigos?

Ante una situación igual, hace unos cinco años, el tribunal superior de justicia (o quién fuera) dijo que pitar al himno está amparado dentro de la libertad de expresión y que no es delito. Pero como ahora estamos bajo la "ley mordaza", pues donde dije digo, digo diego.

Respecto a este tema he leído varios tuits de "Maldita Hemeroteca" (recomiendo encarecidamente seguir a este usuario en Twitter) sobre pitadas que sí valen y pitadas que no valen. Para variar, los grandes defensores de la patria (el PP) les parecía correctísimo cuando en un desfile militar del 12 de octubre (el día que se celebra la hispanidad) la gente pitara y abucheara al entonces presidente Zapatero porque según ellos (lo digo en palabras finas) el pueblo estaba hasta las narices de él.

En cambio, les parece mal, muy mal y censurable y motivo de castigo (no sabemos a quién van a castigar) que piten al himno nacional porque es una falta de respeto, pero no se han parado a pensar que a lo mejor, las personas que pitaban al himno, no están de acuerdo con la monarquía, o con el estado español en general, o con los pitufos maquineros, vete tú a saber, o igual tenían los mismos motivos que las personas que en su día pitaron a Zapatero.

Aquella pitada sí, y esta última no... Curioso.

El fútbol, que levanta unas pasiones que nunca entenderé. No recuerdo el mismo grado de indignación, de estas mismas personas que ahora se llevan las manos a la cabeza, cuando unos cientos de aficionados de no se que club de fútbol español vitorearon a un presunto maltratador y se burlaron de su presunta victima diciendo un montón de barbaridades sobre ella.

En fin, me parece mucho más grave la agresión a unos periodistas este fin de semana en una manifestación "anti-comunista" (según palabras de los propios manifestantes) a los cuales les dijeron que los iban a "quemar vivos" (ahí es nada) o que los clubs de fútbol deban MILLONES a hacienda y a los aficionados les de igual, o los miles y miles de personas que huyen de sus países y se quedan a la deriva en el mar. Eso son cosas importantes.

En cambio, todavía hoy, tres días después de aquella final de la copa del rey, es más importante que unos cuantos anti-españoles han pitado a nuestro himno. Yo a eso lo llamo "mear fuera de tiesto".

Un poquito de por favor y pongamos el foco en las cosas serias de verdad.