10 de junio de 2015

Siempre se van los mejores

No se vosotros, pero yo estoy muy triste por la muerte de Pedro Zerolo. A la hora de abandonar este mundo, siempre se van los mejores los primeros.

Adiós Pedro
Sin tener en cuenta que soy una persona de lágrima fácil, y que hasta los anuncios de Coca-Cola que duran 20 segundos me sacan la lagrimilla, cada vez que leo algún artículo o veo alguna noticia, me pongo a llorar a moco tendido.

Leo u oigo todas las buenas palabras que dicen sobre él, y se ve entre líneas cuanto lo apreciaban y lo querían, y me duele como si lo conociera de toda la vida. Me duele que las buenas personas se mueran por una enfermedad injusta. Con la cantidad de hijos de puta que hay sueltos por el mundo...

Y es que era de esas personas buenas y generosas porque sí, que se les notaba a la legua el buen corazón. Que hasta sus "enemigos" políticos lo querían y le reconocían su buena labor y su lucha por los demás.

Parecía una persona que se implicaba en todo lo que es realmente importante y que daba voz a las cosas que no tenían, o tenían poca repercusión. Luchaba por los derechos civiles de muchísimas personas. Lo que se suele llamar "el defensor de las causas perdidas". Ese tipo de personas te gustan aunque no las conozcas, porque incluso desde la distancia sabes que valen la pena.

Obviamente, no lo conocía en persona, pero en cierta ocasión intercambiamos opiniones en Twitter. Hablamos sobre medio ambiente. Desde esa mini conversación que tuvimos nos "seguimos" mutuamente, nos hicimos "follow".

Es una verdadera pena que ya no esté, porque este país de pandereta (por no decir de mierda) necesita políticos que sean buenas personas. Yo, sin conocerle, le voy a echar de menos. Y es que como dice el refranero popular, siempre se van los mejores....

DEP Pedro